18 de enero de 2014

Liberto

Vas comprando tu rutina
con monedas prestadas
que nadie va a reclamar.

Le vendes tu cuerpo al yugo
y sentís el frío correr por tu espalda.

Das la vuelta y encontrás tu pasado
quemado entre pétalos y flores
que te dicen dónde estás...
que estás acá.

No perdimos, no nos derrotaron
seguimos vivos combatiendo.

Con tu fuerza, acompáñame
no te pierdas en el camino
que las piedras son muchas
los pozos abundan
y a vos, y a mi...
nos los quieren regalar.