15 de octubre de 2010

Viviré volando

Estoy tirado en un rincón pensando en muchas cosas, pero ya no se en que estoy pensando; las ideas van y vienen, como las palabras que suelen entrar por un oído y salir por el otro. Nada es bueno si lo pensás así, despreocuparte tanto, salir de la realidad, dejar de pensar en uno, en los demás en el mundo mismo, en cualquier cosa... No sé, no sé si estoy pensando o estoy delirando, no sé si lo que escribo tiene sentido o no, pero no me gusta conjeturar al respecto, mas si, solo sé que estoy escribiendo, es mi única certeza, si es que lo es. ¿O qué?¿Qué me espera ahora?¿Qué tengo para dar?¿Qué recibiré (a cambio o no)? Definitivamente no soy un vidente, así que no se que es lo que pasará en el futuro, solo sé (o al menos creo que sé) que estoy parado (mejor dicho: sentado) acá, pienso (¿O deliro?), y que más...
Si la vida es una tómbola pienso jugarla, hasta el final, hasta las últimas consecuencias; alguna vez un ser inteligente dijo que Dios no juega a los dados, no lo sé, jamás lo vi a Dios, y tampoco vi que todo esto fuese tan ordenado, creo, también creo que estoy delirando de más, pero es dificultoso dejar de pensar, y a la vez es difícil dejar de escribir, porque estas líneas se escriben a si mismas, sin frenar, poniendo comas para descansar y puntos para terminar, como la vida misma que se pone a dormir y luego termina en un punto final. Pero de todas formas a veces no se a donde apunto cuando pienso, no sé si se trata de reflexionar, de buscar nuevas ideas o simplemente de quedarme ahí haciendo fluir ideas que jamás volveré a ver, es extraño no lo sé; yo solía saber esas cosas, pero de repente todo se corto, mi "saber" dejo de ser y ahora quién sabe a donde fue a parar.
Definitivamente... creo que debería dejar de escribir esto, es inconducente, mis palabras ya carecen de sentido, y las líneas se van diluyendo de a poco, pero sin embargo al escribir eso me sigo contradiciendo porque no dejo de escribir para transmitir eso; de hecho, pienso que esto se volvió un círculo vicioso sin fin, en el que jamás dejare de escribir. Pero poco a poco pienso y lo que pienso se va diluyendo, y en lapsos cortos de tiempo me doy cuenta de que esto ya no da para más, puede que esté terminando mi relato, pero a la vez dar esas palabras me dice que no terminaré todavía, que falta mucho por describir, cosas por contar, y a la vez, cada palabra que escribo deja una historia atrás que merece ser contada y así esto podría ser eterno, como el Chipi Chipi que no tiene fin, la canción sin fin, tan fácil de escribirlo pero tan difícil de explicarlo, o siquiera de descrirlo...
Ya está todo cocinado, el final se acercó, no puede terminar bien algo que jamás arrancó feacientemente, sino que surgió de la nada como todo esto que me rodea, como la nada misma, como la vida, como la muerte, como el vacío, como la muerte, como la vida, como la nada, como el espacio, como vos, como yo, como Dios, como él, como ella... Y recuero que no sé nada, o por lo menos creo saber algo, algo que espero que se cumpla para toda mi vida, porque será de mí lo que yo quisiese que fuere, por eso... viviré volando.

2 comentarios:

  1. vas a leer esto dentro de un tiempaso, pero bueno, te vas a volar un rato; mejor dicho, nos vamos a volar un rato.

    ResponderEliminar
  2. Me encantó volar a tu lado, y en nuestro vuelo sentirnos viento, lluvia, sol y aire.
    Gracias.

    ResponderEliminar