24 de octubre de 2009

Una nueva noche fría

Afuera el tiempo es excelente para estar desnudo, jugado al amor, pero la noche sola se quedó. El tiempo la acompañó, pero no era lo mejor. Sentía un vacío importante en su ser, y sin embargo no encontraba nada que se lo llenara. Sólo se llenaría con amor, pero estaba lejos de lograrlo, y sola se fue a pasear, el tiempo se quedó esperándola, pero al fin se dio cuenta que así estaba mejor. Ella no sabe cuando se va a encontrar al amor, tal vez cruzando una calle, o doblando una esquina, pero quizás lo encuentre al amanecer.
No sabremos bien si ella quería estar solitaria para pensar o si el tiempo le recomendó que lo vaya a buscar, al amor. "¿Cuánto tiempo tardará el amanecer en llegar?" se preguntaba, como si supiera de que allí lo encontraría. Y tranquila se sentó a esperar, y el tiempo pasaba, iba y venía. Pero lo que ella no entendía era que tiempo la quería, y no quería que saliera lastimada, así que intento explicárselo, pero el amor es ciego y va acompañado de la locura, por lo que ella siguió esperando.
Todo siguió hasta que de pronto se dio cuenta de que el amanecer llegaría, así que se puso ansiosa. De pronto el tiempo se acercó y le dijo "Estas segura de esto." a lo que ella le contestó "Sí" con un gesto afirmativo que sellaba ese monosílabo. Los segundos pasaban cada vez más lento, y sus ansias crecían. Y en un momento, dijeron "Ahí está", cuando el amanecer la vio ledijo "Adiós", y ella sola y triste se retiró.

1 comentario: