9 de septiembre de 2009

She

Los días pasaron, y no me daba cuenta de lo mal que había hecho en haber dicho aquella frase en aquel pasillo de ese colegio, una frase inerte y sin sentido, que todo lo cambió. Cuando por aquellos días pensaba que todo iba a salir bien me di cuenta de que en algo había fallado anteriormente y que lo pagaría caro. Y lo que pense se cumplió.
El tiempo pasaba con todas las cosas sobre ruedas, pero la frase iba a quedar marcada, y cada acción que efectuara, la frase volvía a rondar en mi cabeza. Pero no sabía, de por momentos, que todo iba camino a las ruinas. Y el tiempo me ganó, y no lo pude detener, el abismo estaba en frente mío y la inercia me llevó hacia él. Nada más triste podía suceder, todo lo bueno que había logrado con tiempo y esfuerzo se desvaneció en minutos.
Luego el tiempo pasaría conmigo agonizando y sin clemencia me llevaría a mayores dolores. Al darme cuenta de que la derrota era definitiva quise hacer un salto en la historia, pero cada vez que estoy allí, el ciclo vuelve a comenzar, y los dolores vuelven a aparecer. La sanación total ya es imposible, pero la cura está rondando por aquí y no la puedo encontrar, será que soy un poco lerdo para estas cosas... o tal vez, será que la cura no quiere aparecerse tan fácil... o simplemente la tengo negada. Es verdad, en este momento podrían estar peor las cosas, pero, ¿tanto puede suceder solo por decir Te amo?

No hay comentarios:

Publicar un comentario