23 de diciembre de 2009

Tiempo... más tiempo

A veces la felicidad se ve opacada, a veces no la vemos, pero esta ahí. En los tiempos que corren la felicidad en mis aires era notoria, pero quizás el tiempo (el mismo que cura todo) volvió a jugar una mala pasada. Fue 1 mes, 4 semanas, 30 días, 720 horas, 43200 minutos, y unos cuantos segundos, los que separaron aquél augurio de este, que si bien son distintos, tienen la misma raíz.
Los días fueron pasando, altibajos, crecientes, amor, caídas, todo desenvolvía en dolor, los motivos, quizás, variaban, pero aquello también golpeaba fuertemente una y otra vez. Cuando parecía que todo era perfecto (o casi todo) el tiempo apareció para dar una lección. Imágenes volaban mi cabeza, mezclas de imágenes de un momento preciado, e imágenes que volvían a mí luego de mucho tiempo, dolor, solo dolor. Puede que un tanto lo efímero sea cuestión de práctica, quizás todo eso bueno sea capaz de sanar el dolor. La vida misma me enseño que de los golpes hay que aprender, y hacerse más fuerte, todo es una enseñanza.
Estas palabras no llegan a reflejar todo, quizás algo, pero es un (¿triste?) testimonio de alguien más, tan normal como vos. Por eso, sea donde sea que estés quiero decir que nunca te voy a olvidar y que siempre te querré como siempre te quise, a pesar de las peleas.
Una imagen vieja suena en mi cabeza, el dolor se mezcla con el amor, pero todo es mejor. Solo tengo un adiós.

21 de diciembre de 2009

Ellos dos

-Sentirse bien- Decía él mientras su cabeza acompañaba con un gesto de aceptación.
-Puede ser, quizás lo vuelvas a experimentar, pero la primer vez es la mejor, a veces...- Respondía una voz lejana que quebraba el aire, solo un suspiro se sintió sobre estas palabras.
No decían nada más, como si la afirmación los hubiese dejado pensando al respecto. Y así seguían, inmóviles, duros, pensativos... Se miraban unos a otros, y esas miradas decían más que mil y un palabras, hasta que alguien intento romper el silencio, pero no lo logró porque el aire que entraba en su nariz no era el suficiente como para expulsar sonido alguno.
Unos se levantaron y se retiraron, despidiéndose con solo un gesto, sin necesidad de expresar palabra... Hasta que ellos dos necesitaron alejarse del grupo, y hablar más privadamente. Alejándose del grupo no sabían de que hablar, ella irrumpió el silencio con un tema simple, pero excelente para romper el hielo. Las horas pasaban, y ellos dos, solos, sabían que debían hablar del tema principal, pero no se animaban, podría ser miedo, ¿quién lo sabe?.
Pero no se resignaban a no hablar, tranquilos paseaban y hablaban, a veces se sentaban pero nunca dejaban de hablar. Solo a veces lo hacían, se miraban a los ojos, intercambiaban destellos de mirada y seguían hablando. Ciertas veces la situación era tensa, pero el tiempo y la razón calmaban todo, y así se fueron haciendo más fuerte. Nunca lo van a admitir pero siempre dejaron un mensaje en el otro, un te quiero que nunca se va a borrar...

12 de diciembre de 2009

¿Amor?

Raro. Confundido. Loco. Tonto. Mareado. Aturdido. Complicado. ¿Enamorado?. Inestable. Sensible. Frágil. Indeciso. Solo. Inútil. Desarmado. Desolado. Incomprendido. Incomprensible.
Me faltan palabras, me sobran adjetivos. No tengo las letras para describirlo, todavía. En algún momento será.
Espero que en algún momento el cielo aclare, para ver cual es el verdadero brillo del sol. Sino, que llueva toda la vida, hasta su final.

7 de diciembre de 2009

Opuestos y complementarios

Cuando uno se detiene en el tiempo, logra conectarse con ciertas partes que nunca lo había hecho. Puede conectar mente y alma, algo que, a veces, es como agua y aceite. Uno nunca sabe lo que puede suceder en esos momentos, ni como va a reaccionar, solo sabe que es un momento de paz, de reflexión de, quizás, el pensamiento del alma.
Nada queda librado al azar en la razón, pero el alma juega libremente, son opuestos y también complementarios. Bailan dentro nuestro cumbia y rock and roll, salsa y reggaeton... uno nunca sabe con que se va a salir el alma, pero la razón está algo encuadrada en movimientos predecibles, como una partida de ajedrez contra un partido de fútbol. Realmente no se sabe que es lo que el alma piensa, ni lo que siente la razón, todo un misterio, como si Bob Dylan hiciese canciones de amor y Elton John de protesta. No digo que lo vayan a hacer mal, pero no va a ser lo mismo que si Bob hiciese sus canciones de protesta y Elton las de amor.
Quizás todo en la vida tenga una razón, pero eso yo no lo sé, y no necesito saberlo. El azar, la espontaneidad, la libertad, son cosas que nadie me va a quitar. Y el amor es así, es espontáneo, libre y azaroso, nunca se sabe con que se va a salir. ¿Cuántos caminos debe un hombre recorrer antes de ser llamado hombre? La respuesta esta soplando en el viento...

1 de diciembre de 2009

El futuro llego

Un tiempo, eso es lo que me dijeron, solo un tiempo. No sé si podría esperarlo, pero que más da. Viaja feliz, el paisaje lo acompaña, lo lleva suavemente por el prado, lo eleva fuertemente por la colina, nada lo detiene. Un minuto, y el tren para. La siguiente parada no sé como se llama, solo se que está lejos, y no muchos se van a bajar. Cada vez estamos más apretados, pero felices, o creyendo serlo. El tren avanza las maderas que se colocan entre los rieles tiemblan al oírlo llegar, feroz avanza y no se detiene.
El tren arrimaba a la siguiente estación, y una señora subió llorando, no paraba de llorar. El viaje seguía y ella seguía hundida en su llanto, no quería oír a nadie. De pronto una voz se escucha desde afuera, un hombre venía persiguiendo el tren, cuando lo vio se alegró, pero era todo confuso, porque él ya no tenía fuerzas para seguir corriendo, y ella volvió a romper en llanto. No lo toleraba, me acerque a ella y le pregunte que le pasaba, pero no respondía, estaba inmutada por el dolor. Quise abrazarla pero no me dejó, unas palabras de consuelo no alcanzaban, creía que ya nada tenía arreglo. Pero nos conocimos, y tomamos confianza el uno con el otro, ella casi que había olvidado su pasado, pero le dije que no lo haga, pero que no echase a llorar de nuevo. Así viajamos, contando nuestras pequeñas historias de vida.
El viaje era largo, ya me aburría, pero esta nueva compañía me ayudaba a llevarlo mejor. Fue lo mejor que me pasó en ese momento, no tenía nada mejor, mis pertenencias habían sido olvidadas en un vagón al fondo, donde no me importaba mucho que estuvieran. Quise robarle un beso pero ella me lo negó, y me dijo "Me voy, adiós". Todo quedó encerrado en esas tres palabras y ese suspiro entre la segunda y la tercera. El vacío me llenó, la pena me invadió, nadie lo quiso creer, pero fue real. Se que todavía está en el tren, compartiendo historias con otros, y yo sigo buscando una nueva amiga con quien charlar.
El final del viaje se acerca, no quiero llegar todavía, aunque a veces si lo quisiera. Pero ahora todo es más interesante, ella me enseño que no debo buscar un solo camino, si no que explorar el campo puede traer mucho arroz de recompensa. Solo, en las últimas estaciones, no quiero estar solo.

24 de noviembre de 2009

Pequeñas historias de vida

Tiempo, solo tiempo. Un beso, un abrazo , un adiós. Un susurro al oído, un grito de alegría, de dolor. Un vacío lleno de nostalgia, un dolor incondicional, un futuro sin presente. Un amigo, un acompañante, un extranjero del alma. Un beso, un abrazo, un adiós. Tiempo, solo tiempo.
Tiempo, solo tiempo. Un beso, un abrazo, un adiós. Un estallido, una explosión, un obscuridad eterna. Un demonio, un ángel, un cielo obscuro, un infierno claro. Un intento de aislamiento, de alejamiento, un acercamiento. Un aliento, un grito. Un beso, un abrazo, un adiós. Tiempo, solo tiempo.
Tiempo, solo tiempo. Un beso, un abrazo, un adiós. Necesidad de hundirse en lo profundo, de tirarse de lo alto. Volar sin alas, abrazar sin brazos. Correr sin piernas, gritar sin boca. Escuchar sin oídos, ver sin ojos. Un beso, un abrazo, un adiós. Tiempo, solo tiempo.
Tiempo, solo tiempo. Un beso, un abrazo, un adiós. Ser, estar, permanecer... desaparecer. Fugaz, veloz, con precisión. Ver, oír, decir, sentir, gritar, apagar. Un apagón que se enciende. Un beso, un abrazo un adiós. Tiempo, solo tiempo.

18 de noviembre de 2009

Reflexión

Todos tenemos esos días en que nos estalla el calefón. Así termina una de las mejores canciones de Viejas Locas, así se sintió mi ser cuando reflexionó. Bronca, calentura, desilusión... todo esto colmaba mi alma, pero el tiempo lo calmó... por suerte. De uno en uno lo pensé, todo a su vez, la calentura me había invadido, pero logré resistirla, aunque tal vez haya sido tarde. Por lo pronto, espero que no.
Simplemente estas líneas son creadas para demostrar que, a veces, soy un ser reflexivo, aunque tarde, pero seguro. Sinceramente no quise, quiero ni querré lastimar a alguien, pero soy demasiado impulsivo y así salieron esas líneas, llenas de dolor o, quién sabe, decepción. Sin embargo me encuentro otra vez frente al monitor que letra a letra expresa mis sentimientos, a veces erróneamente, otras con precisión quirúrgica.
De aquí en adelante voy a ser cauteloso, aunque no haya vuelta atrás con lo que dije... sinceramente, lo hecho (o dicho), hecho (o dicho) está. No creo pertinente que nadie me pida perdón, es más, hay personas a las que les debería pedir perdón. Lo sé va a ser siempre así ese tipo, nunca va a pensar dos veces, y quizás ni lo piensa...

17 de noviembre de 2009

Ce fini

Ya me cansé de esperar lo que nunca voy a obtener. El tiempo me enseño que todo es parte de un juego, y que lo único que hace es enredarnos mal, pero ya está lo que tenga que pasar va a pasar cuando tenga que pasar. Y no es que sea un caprichoso, pero ya esperé demasiado y hoy alguien (aunque fueron dos personas) me dijo "No lo esperes más, que llegue solo.". Eso es lo que intenté pero siempre erróneamente, porque nunca dejaba de pensar en eso del todo.
El tiempo me va a dar la razón, eso espero. Y que me dé la razón va a ser, también, darle la razón a otras personas que estuvieron siempre. Espero que nada sea en vano, y que nadie salga lastimado, total a mi no me importa recibir los rasguños por los demás.
Que ironía querida, él no te entrega nada, en cambio yo te ofrezco mi vida con solo una mirada... Rodrigo, por siempre estarás entre nosotros.

3 de noviembre de 2009

Canción a un amigo

En un lugar vasto
a un amigo encontré.
Caminaba al desierto
y yo lo acompañe.

Llevaba en sus manos
pieles rojas pa' comer.
No sabía a donde iba
y no lo quería saber.

Caminamos el desierto
como a una calle normal.
El miedo nos invadía
pero nos dejamos llevar.

Hacía tiempo que no lo hacía
pensaba una y otra vez,
me tomaba de la mano
y me llevaba con él.

Esta historia puede parecer
un poco irreal,
pero la vida misma
te la puede contar.

No sabemos muy bien
para donde seguir,
el camino es largo,
toda una vida por vivir.

1 de noviembre de 2009

La felicidad

En un lugar recóndito del alma estaba guardado, allí donde no lo podía encontrar, y pareciera que nadie lo podía sacar. Y cada vez el tiempo me daba más la razón, y la escondía cada vez más y más adentro. Ella gritaba por salir, todos gritábamos para que saliera, pero no la dejaban salir. Y allí estaba, escondida y dolorida, sin poder respirar.
Pero a veces lo que se va, vuelve. Tanto tiempo hubo que esperarla, que la creímos muerta, por lo menos yo la di por muerta. Lo tengo que admitir, me equivoqué, como tantas veces, porque la muy hermosa estaba escondida, pero a la vista de todos y estaba lista para salir. Las flores de primavera la acompañaban como si fueran sus mejores amigas, y la llenaban de un aroma abrazador que la hacía más hermosa todavía. Y cuando la vi pensé en lo bonito de la vida, en lo que muy pocos contemplan o pueden apreciar, fuera de todo prejuicio material.
Quería correr para abrazarla, pero a la vez me costaba, porque el dolor seguía, en cierta forma, allí. Pero sucedió que ella también corría hacia mí, y que desde atrás me empujaban y me ayudaban, lo que me dio seguridad y logré correr hacia ella. La abracé con toda la fuerza del mundo y me hizo volver la vida con mis ojos. Cuando la noche es más oscura se viene el día en tu corazón, dijo el Indio en uno de sus mejores temas.

24 de octubre de 2009

Una nueva noche fría

Afuera el tiempo es excelente para estar desnudo, jugado al amor, pero la noche sola se quedó. El tiempo la acompañó, pero no era lo mejor. Sentía un vacío importante en su ser, y sin embargo no encontraba nada que se lo llenara. Sólo se llenaría con amor, pero estaba lejos de lograrlo, y sola se fue a pasear, el tiempo se quedó esperándola, pero al fin se dio cuenta que así estaba mejor. Ella no sabe cuando se va a encontrar al amor, tal vez cruzando una calle, o doblando una esquina, pero quizás lo encuentre al amanecer.
No sabremos bien si ella quería estar solitaria para pensar o si el tiempo le recomendó que lo vaya a buscar, al amor. "¿Cuánto tiempo tardará el amanecer en llegar?" se preguntaba, como si supiera de que allí lo encontraría. Y tranquila se sentó a esperar, y el tiempo pasaba, iba y venía. Pero lo que ella no entendía era que tiempo la quería, y no quería que saliera lastimada, así que intento explicárselo, pero el amor es ciego y va acompañado de la locura, por lo que ella siguió esperando.
Todo siguió hasta que de pronto se dio cuenta de que el amanecer llegaría, así que se puso ansiosa. De pronto el tiempo se acercó y le dijo "Estas segura de esto." a lo que ella le contestó "Sí" con un gesto afirmativo que sellaba ese monosílabo. Los segundos pasaban cada vez más lento, y sus ansias crecían. Y en un momento, dijeron "Ahí está", cuando el amanecer la vio ledijo "Adiós", y ella sola y triste se retiró.

17 de octubre de 2009

Toda la mierda que hay acá

Es que la vida nos pone a prueba, pero es injusta, porque no a todos los evalúa de la misma forma. Hay quienes pueden ir por la vida tranquilos, hay quienes se preocupan solo por lo suyo, hay quienes tienen muchos problemas con lo suyo, y hay quienes se preocupan por los demás y encima la vida los pone contra las cuerdas con lo propio. Pero no es andar quejándote porque sí, hay que ser consiente de que hay personas en la misma o peor situación que uno. Sin embargo la vida nos pega sin avisarnos, y no se puede ver la piña venir.
Cada problema se suma a otro, y luego se multiplican, y así se forma una pelota de soluciones sin llegar a un final feliz. Final feliz, ¿qué mierda es un final feliz? Eso solo se ve en las películas, y en las novelas, los finales felices ya no existen más para mi, solo existen los momentos o las etapas felices. Es que ya perdí toda esperanza de encontrar la felicidad plena, aunque la sigo buscando, y a veces trato de conformarme con ser un poco feliz. Lo digo y lo repito mil y una veces La vida sin problemas es matar el tiempo a lo bobo (Luzbelito y las sirenas - Los Redondos), pero a veces necesito un pequeño tiempo para matar a lo bobo.
Ruego por lo que más quiera en el mundo que todo esto acabe lo mejor posible. Que el dolor se vaya y que no vuelva más, y que si vuelve solo sea para recordar y olvidar. Necesito alguien que me emparche un poco y que limpie mi cabeza (Necesito - Sui Generis). Sí, realmente lo necesito, la desesperación crece en mí y ya no acabo de pensar. Hasta siempre, o hasta nunca, el tiempo lo dirá, el tiempo, como La vida misma.

12 de octubre de 2009

Estoy loco

Cada día me entiendo menos. Hasta hace unos 20 minutos estaba perfecto. Y ahora me siento mal, tengo algo que me está carcomiendo por dentro. Es una incertidumbre, una duda o, ¿será inseguridad?
No creo poder entender esto. Realmente, no lo entiendo. Cada minuto que pasa es una sensación nueva, es increíble lo que me pasa. No voy a decir que soy el que peor está, pero no es lo mejor. Por lo menos si estás triste te mantenés por una línea e intentas salir, pero acá no se que hacer, ya no. Ojala pudiera saber que decir, o hacer, pero no. Es raro, es feo, es malo, es indescriptible. Me gustaría que alguien me dijera que es lo que tengo para poder salir, pero no, no va a ser así.
Es algo que ya no soporto, no lo aguanto, no lo tolero, no lo quiero. Es así, estoy raro, soy raro, pero, ¿cuál es? Yo soy así, idiota, estúpido, lento, bla bla bla, etc. etc. etc... Pero no puedo cambiar, lo intento, y es complicado, entiéndanlo, porque va a tomar tiempo. Ya lo dije, es un proceso, es un largo camino hacía allá, pero no estoy tan lejos, aunque sí, lo que me queda es un sendero complicado y lleno de piedras y ramas cortantes. Pero más vale sacrificar el cuerpo para tener el alma sana que ser bello por fuera y tener el ser maltrecho.

3 de octubre de 2009

Al borde del abismo

Es como si una historia de amor terminara. Creo que sí. Todo este tiempo fue ilusión, amor... y todo se vino a pique en menos de lo que uno puede pensar.
¿Es qué todos tienen que meterse y decirte "hacelo, hacelo" cuando no saben que es realmente lo que pasa? Sí, todos se meten y opinan, y estoy harto. Y cada uno que me decía algo referido a eso era otro punto menos para mí, las chances se acababan y todos seguían metiendo púa para que me apure, y lo peor es que hacían las cosas más obvias de lo que eran. Pero tuve que hacerlo, porque sabía que no había otra salida. Era matar o morir... y me tocó morir.
¿Por qué el pan siempre tiene que caer del lado del dulce?¿Por qué la moneda cae del lado de la cruz cuando elijo la cara? Creo saber la respuesta, pero no sé si realmente sea esa la respuesta justa. El amor es tan duro a veces que te hace doler hasta la espalda, pero es amor y es el más lindo sentimiento que hay... pero siempre tengo el NO asegurado y ya no lo puedo revertir. Si tan solo una vez pudiera gozar de lo sufrido, sería feliz pero eso es imposible para mí. Y ya sé que siempre digo que nada es imposible, pero la vida me tira siempre para atrás y ya no lo entiendo, lo que antes era alegría ahora es un profundo dolor en el alma.
Si pudiera terminaría todo esto en un segundo, pero la carabina no tiene munición, así que lo único que queda de acá en adelante es SUFRIR. Ya nada puedo esperar de nadie porque me lo demostraron todos, y perdón si soy cruel con alguien o si se sienten ofendidos, pero es que esta mezcla de sentimientos y dolor me está matando. Quisiera gritar fuerte, muy fuerte, y putear pero no tengo fuerza. Con suerte mañana me levante vivo o en su defecto sin dolor, pero no creo... con suerte llegue el lunes al colegio y diga "estoy bien", pero no creo. Así que no se que más decir, creo que ya está todo dicho, y una imagen vale más que mil palabras, por lo cual aquí voy a terminar este relato.

24 de septiembre de 2009

Idiota

Simplemente eso, soy un pelotudo.
La gente pasaba por donde estábamos nosotros y me daba la aceptación. Pero siempre fui lento con las mujeres, y lo voy a seguir siendo. Si no tengo un pie no voy a poder avanzar, pero a veces lo tengo pero me falta otro para dar el pasito final. Después de todo, las condiciones estaban dadas pero no hice nada, "¿Por qué?" pregunta la gente, yo respondo "¡Porque soy un boludo terrible!".
Ya está, no me tengo que hacer más mala sangre por esto, pero si se vuelve a dar, lo voy a hacer, aunque no pueda. No me queda más opción, es lo único que puedo hacer a esta altura, porque sino quedaría como un pajero que hace todo a medias, y quiero terminar con eso.

15 de septiembre de 2009

¿Cambios?

Estaba sentado pensando cuando la cabeza me empezó a maquinar con todo. Hace 3 años que una persona me da alegrías y tristezas, aunque durante una época estuvo opacada por otras personas. Este año me vuelve a pasar lo mismo, y todo porque realmente la amo. Pero siempre están los amigos, esas personas que están ahí para escucharnos sin juzgarnos. Y ahí están, y nos ayudan a salir de esos pozos en los que uno se mete por hacerle caso a los sentimientos. Pero que sería de la vida sin seguir a los sentimientos, o sin errores, "La vida sin problemas es matar el tiempo a lo bobo" dijo el Indio una vez.
Con el tiempo los amigos (en especial las amigas) se hacen querer y querer cada vez más. Y eso las hace más especiales, y hasta llegan a opacar al verdadero amor. Y, ¿se puede querer tanto a una persona como para que el amor se vea opacado?¿No sería eso amar a dos personas o que dejamos de amar a "el amor"?¿Se puede amar a dos personas? Todas estas preguntas pasaron hoy por mi cabeza y me dejaron muy bloqueado.
Simplemente quiero decirle Te Quiero a ellas que me ayudan. Y decirle Te Amo a Ella. Pero no puedo, todo se volvió confuso a esta altura y se complica más el camino, que se llena cada vez de más obstáculos.

9 de septiembre de 2009

She

Los días pasaron, y no me daba cuenta de lo mal que había hecho en haber dicho aquella frase en aquel pasillo de ese colegio, una frase inerte y sin sentido, que todo lo cambió. Cuando por aquellos días pensaba que todo iba a salir bien me di cuenta de que en algo había fallado anteriormente y que lo pagaría caro. Y lo que pense se cumplió.
El tiempo pasaba con todas las cosas sobre ruedas, pero la frase iba a quedar marcada, y cada acción que efectuara, la frase volvía a rondar en mi cabeza. Pero no sabía, de por momentos, que todo iba camino a las ruinas. Y el tiempo me ganó, y no lo pude detener, el abismo estaba en frente mío y la inercia me llevó hacia él. Nada más triste podía suceder, todo lo bueno que había logrado con tiempo y esfuerzo se desvaneció en minutos.
Luego el tiempo pasaría conmigo agonizando y sin clemencia me llevaría a mayores dolores. Al darme cuenta de que la derrota era definitiva quise hacer un salto en la historia, pero cada vez que estoy allí, el ciclo vuelve a comenzar, y los dolores vuelven a aparecer. La sanación total ya es imposible, pero la cura está rondando por aquí y no la puedo encontrar, será que soy un poco lerdo para estas cosas... o tal vez, será que la cura no quiere aparecerse tan fácil... o simplemente la tengo negada. Es verdad, en este momento podrían estar peor las cosas, pero, ¿tanto puede suceder solo por decir Te amo?

7 de septiembre de 2009

El comienzo del fin

Hace tiempo que venía postergando esto. Pero ya está, ahora ya lo terminé, y en vez de hacer lo que "debería" hacer estoy escribiendo esto. Y, ¿por qué? Simplemente porque en estos últimos tiempos ya no tengo más ganas de seguir adelante con ciertas cosas, mirar el futuro me desalienta cada vez más. Sin embargo hay personas y pequeñas cositas que me ayudan a seguir adelante, será porque son ellos los que me ayudan en este presente tan complicado y tan lleno de deshonras.
No se si hay mucho para agregar, creo que los que me conocen saben muy bien de lo que estoy hablando, y después nada más interesa. Ya me cansé de que todo sea a la merced de los demás, quiero empezar a cambiar de nuevo, porque el hombre necesita renovarse para poder mantenerse vivo, sino el tiempo se lo lleva por delante. "La vida misma" es un título que elegí vaya a saber uno porque, pero fue la primer frase que me vino a la cabeza y creo que le queda bien a este pequeño rincón de Internet donde me puedo expresar libremente. Y supongo que mis amigos van a entender mejor que yo todo esto, porque a veces los amigos te conocen mejor de lo que uno cree.